13 octubre 2010

Des-pedida

Despedida. El opuesto de una pedida. El modo de decir adiós a tres años de irregular trabajo más o menos digno en este formato. Lo que comenzó como una ilusión y una oportunidad para demostrar mis dotes redactoras y periodísticas, se ha acabado convirtiendo en una incómoda obligación hacia nadie. Lo que antes era contenido exclusivo y propio ha tornado hacia un contenedor de links ajenos, ya sean cortos, videoclips o citas. Y para eso ya tengo el Facebook, y encima con un feedback inmediato.

Y el nombre del blog es un tema aparte. A los 23 tenía gracia el juego de palabras cuando lo comentaba con mis amistades, pero a los 26, y tras varias entrevistas laborales en las que he tenido que justificar como he podido el dichoso nombre, ya no provoca ni una triste mueca.

Ahora es época de cambio, de nuevos aires y de pasar página. El otro blog Mi Objetivo Subjetivo seguirá funcionando, pero el tiempo no me da para más. Aún así, tengo el dominio http://diseccionandofilms.blogspot.com/ y esa será mi continuación. Más pausada y reflexionada y centrada únicamente en el análisis de películas, que es la esencia que nunca debió haber perdido este blog.

Para una despedida siempre tiene que haber una pedida anterior. Y la hice con todo mi gusto. Un placer y hasta pronto.